Muchas personas poseen prejuicios o ideas preconcebidas que no son reales sobre las personas sordas. La desinformación está, en la mayoría de los casos, detrás de algunos mitos falsos relacionados con este colectivo.

Hay quienes califican a las personas sordas como “sordomudas”, un término peyorativo que resulta molesto para quien presenta dificultades de audición. El término más correcto para un individuo que sufra de estas dificultades es “persona con discapacidad auditiva” o “persona sorda”, atendiendo a la terminología acuñada por la Unión Europea de Personas Sordas (UED) y la Federación Mundial de Personas Sordas (WFD).

El término “sordomudo” hace referencia a la aparente imposibilidad de comunicación de los individuos con esta discapacidad, cuando lo cierto es que una persona sorda puede comunicarse a través de la lengua de signos y también mediante la lengua oral, tanto en su modalidad escrita como, en función de sus habilidades, con la modalidad hablada.

En España, las personas sordas se comunican con lengua de signos española o catalana, mientras que para otras su primera lengua es la lengua oral. Hay quien se siente cómodo con ambas opciones y las utiliza dependiendo del contexto, y también hay quien se ayuda de audífonos.

Otro mito muy extendido es que las personas sordas pueden leer los labios de la persona que se dirige a ellos. La lectura labial es una habilidad que se puede aprender, pero no todas las personas sordas pueden hacerlo, ni tampoco todos los contextos lo permiten.

Le lengua oral es adecuada para ser atendida a través del oído y, aunque es cierto que también puede ser descifrada mediante la vista, hay muchas situaciones que pueden dificultar esta acción, como la falta de luz, la mala vocalización o excesiva velocidad de la persona que está hablando, o incluso la postura que el hablante adopta.

Fuente; BELTONE post de Javier Bravo

Be Sociable, Share!

Este artículo fue publicado el martes, 9th septiembre, 2014 a las 10:00 am y está archivado en Cuidados del oído, Noticias. Puedes dejar un comentario y seguir cualquier comentario a este artículo a través del RSS 2.0 feed.

Deja un comentario